Amanece un luminoso día de domingo decorado por blancas nieves en las cumbres del norte de Extremadura

momento perfecto para acercarnos a participar, por primera vez, en la cada vez más famosa Fiesta del Jarramplas en El Piornal, Valle del Jerteuna de las características y desconocidas fiestas locales extremeñas de origen incierto pero muy arraigadas entre la población local y cada vez más abiertas a los visitantes. 

0Jarramplas

Dicen los piornaleacuri que en el caso de su Jarramplas, la fiesta revive cada año el recuerdo de un hecho real que se produjo hace mucho tiempo, cuando entre todos los vecinos echaron del pueblo a un ladrón de ganado lanzando contra él montones de verduras.

En esta ocasión, El Piornal presenta un precioso paisaje nevado y, ya antes de llegar, se nota el bullicio alegre de la gente que se tira sin parar bolas de nieve entrenándose para el evento que acontecerá en breve. Cientos de personas que caminan hacia la puerta de la iglesia, por la que saldrá el valiente Jarramplas, un hombre disfrazado de mostruo con un traje especial decorado con cintas de colores, máscara, grandes cuernos y un tambor, que normalmente ha hecho promesa y ha esperado años para poder cumplirla debido a la gran lista de espera que existe para poder asumir este curioso papel.

IMG 4469reducidaCada vez más gente que salta y canta alegre mientras agita en el aire sus manos llenas de nabos y otras hortalizas. Entra en escena un vehículo caracterizado para la guerra con un cargamento de nabos y jóvenes uniformados cual Carnaval bélico. Una pelota inflable que salta por encima del público. Copas, chupitos y muchas risas. La explosión de los voladores…Y llega el momento, el Jarramplas sale atravesando la plaza y comienza a recorrer las calles de El Piornal perseguido por la multitud al son de su tambor y su gracioso bailoteo que demuestra que ni siente ni padece los nabazos que le llegan. Cuidado si vas detrás de él, porque en cualquier momento se da media vuelta y se te acerca, ¡correeee! Y así durante horas en las que la gente tiene la oportunidad de “vengarse” descargando toda su furia contra el Jarramplas.

Aunque al principio pueda resultar difícil de entender, el Jarramplas es una fiesta emocionante y muy divertida que os animamos a experimentar, eso sí, sin niños, cámaras a mano, ni objetos que temas puedan ser golpeados, debes ir valiente y dispuesto a fluir con la euforia colectiva.

VER GALERÍA DE FOTOS DEL JARRAMPLAS 2014