esenfrdept

Situada en la comarca de La Serena, a 125 km. de distancia de la ciudad de Badajoz, se encuentra Magacela, un pequeño poblado de unos 570 habitantes construido en un hermoso cerro que corona su castillo, un auténtico imán para la mirada de cualquiera que se acerque a este paraje.

Por sus méritos artísticos y urbanísticos, la Junta de Extremadura declaró en 1.994 la localidad Bien de Interés Cultural por la categoría de su Conjunto Histórico-Artístico.

Como bien decimos, irresistiblemente atraídos por la silueta del castillo, atravesamos con rapidez el pueblo hasta donde está permitido llegar con el coche y terminamos de ascender a pie por sus antiguas calzadas de piedra hasta la fortaleza (apenas 10 minutos de paseo, eso sí, en pendiente). Por el camino, encontramos la réplica de una estela de la Edad de Bronce con el grabado de una figura antropomorfa con cuernos, lanza y posible escudo conformado por puntos y esferas circunscritas cuyo significado es desconocido. El original de esta pieza, encontrada en las inmediaciones del poblado, se encuentra ahora en el Museo Arqueológico Nacional.

Castillo de Magacela00Ya dentro del recinto fortificado, recorremos y fotografiamos sus diferentes partes sorteando a los valientes y animados ciclistas que, a pesar de la altura y del fresquito que hacía, decidieron convertir al castillo en su meta en este día. Nos sorprendió encontrar en el interior, una iglesia del siglo XIV- XV y un cementerio con flores frescas en sus tumbas, y es que después supimos que este fue el cementerio que utilizaba el pueblo hasta hace no muchos años. Lamentablemente, parece haber sido saqueado, lo que le otorga un aspecto bastante tétrico (os garantizamos que no apetece quedarse solo de noche por allí…).

Los orígenes del Castillo de Magacela son anteriores al siglo II A.C. y por él han pasado pobladores íberos, romanos, musulmanes y cristianos, estando bajo el mandato de la Orden de Alcántara en su época de máximo esplendor. Ya durante el gobierno de los Reyes Católicos, el castillo quedó abandonado, pero ha sido objeto de restauraciones y excavaciones arqueológicas desde 1996 hasta el 2011. Resultó divertido e interesante para nosotros explorar el castillo observando los diferentes estilos y elementos arquitectónicos que explican los paneles informativos habilitados en el recorrido interior, pero más gratificante aún fue el regalo de las vistas que pudimos apreciar desde lo alto de la torre del homenaje (construida en el siglo XII). Eso sí, tenemos que reconocer que la subida a esta torre por una escalera herrumbrosa resulta peligrosa y poco recomendable para el visitante. Aun así, la altura desde la base del castillo es más que suficiente para contemplar con la amplitud de la mirada de un águila el fabuloso paisaje de sierras y cultivos de secano del alrededor.

PinturasMagacelaAntes de abandonar el recinto, conocimos a Antonio Martínez, un extremeño aficionado a la fotografía y residente en Villanueva de la Serena, quien amablemente se ofreció a guiarnos por Magacela durante el resto de nuestra excursión. Gracias a Antonio (porque no está señalizado), pudimos llegar hasta el Abrigo de pinturas rupestres Peña del Águila, al cual se accede en unos 15 minutos caminando por un sendero de tierra llanito. Se trata de unas pinturas esquemáticas del período Calcolítico y la Edad de Bronce (comienzos del tercer milenio A.C.) pintadas en color rojizo en las paredes de un abrigo de piedra. Están protegidas por rejas y llegan a confundirse con los colores y formas de la propia piedra, pero fijándote un poco y con ayuda de los carteles informativos que hay, las verás. Este tipo de pinturas suelen representar figuras humanas, animales o lo que denominan figuras ideomorfas (cualquier modelo que no se puede identificar o es susceptible de diferentes interpretaciones).

dolmenmagacelaA los pies de Magacela y visible desde su castillo, a pocos metros de la carretera que va a la ermita de Ntra. Sra. De Los Remedios, visitamos finalmente su famoso Dólmen, un sepulcro megalítico circular de unos 5 metros de diámetro ( también del período neolítico-calcolítico, posiblemente milenios IV y III A.C.) compuesto por doce enormes piedras de granito. Al parecer, se perdieron el corredor de acceso a esta cámara, la cubierta y el túmulo, cuyas losas fueron reutilizadas en construcciones del entorno. El acceso al interior de la cámara sepulcral, tras salvar el corredor, se efectuaba a través de los dos monolitos más altos, orientados al este, aspecto que junto a los grabados del interior de la cámara (sol y cazoletas) manifiestan el simbolismo astral de este monumento.

Todo un misterio el verdadero significado de estos vestigios, la personalidad y la historia misma de quienes los crearon…pero ahí siguen, retando al paso del tiempo y haciendo que nos cuestionemos si no tendremos ahora que volver aprender mucho de los que ellos ya sabían hace milenios. Si quieres ver y tocar auténticos vestigios de la humanidad, en Magacela te esperan gratis.

  • Todos
  • AGUA
  • ALOJAMIENTOS
  • ARTESANIA
  • CULTURA
  • EVENTOS
  • EXPERIENCIAS
  • FIESTAS
  • GASTRONOMIA
  • GENTES
  • HISTORIA
  • LUGARES
  • NATURALEZA
  • RESTAURANTES
  • RUTAS
  • TECNOLOGIA
  • Por defecto
  • Título
  • Fecha
  • Aleatorio
Cargar más Manten SHIFT para cargar todos Cargar todos